PROMETEO

Prometeo, hijo del titán Océano y de Clímene, había sido el dios artesano al que los otros dioses habían encargado modelar al hombre.

Prometeo crea al hombre ante Atenea. Sarcófago romano. París, Museo de Louvre.

Prometeo crea al hombre ante Atenea. Sarcófago romano. París, Museo de Louvre.

Prometeo trayendo el fuego. Jan Cossiers (1600-1671). Madrid, Museo del Prado

Prometeo trayendo el fuego. Jan Cossiers (1600-1671). Madrid, Museo del Prado

Lo había formado con sus manos, con tierra y agua. Le habían obligado a despojar progresivamente a su obra de rasgos nobles y a cubrirla de defectos, y no veía con agrado la degradación.Ocultándoselo a Zeus fue proporcionando a su creación de todos los beneficios que pudo para compensar su inferioridad y les enseñó a todo lo que les ayudaría a tener una mejor vida: construir viviendas, cultivar la tierra, surcar los mares, utilizar los metales; además de las artes y las ciencias.Los hombres, cada vez más enojados con los dioses, habían dejado de rendirles culto, por lo que Zeus les privó del fuego.

Aprovechando una noche en que los Inmortales estaban entretenidos, Prometeo robó el fuego de la fragua de Vulcano y lo devolvió a los humanos. 

Zeus reaccionó inmediatamente condenando a Prometeo a permanecer encadenado en el monte Cáucaso. Todos los días un águila devoraba su hígado que por la noche se regeneraba. Prometeo soportaba el dolor del castigo con dignidad, pensando en que algún día acabaría. Años después Prometeo advirtió a Zeus de que corria un grave peligro. Zeus permitió que Heracles lo liberara a condición de que se lo revelase.  Prometeó le advirtió de que si Zeus se unía a la nereida Tetis, de la que estaba enamorado, le daría un hijo destinado a destronarlo. Advertido de ello, no se unió y siguió gobernando.

El águila comiendo el hígado de Prometeo. Anfora tirrena

El águila comiendo el hígado de Prometeo. Anfora tirrena

Pero mientras Prometeo había estado encadenado, el dios supremo había estado urdiendo un castigo para los mortales. Se le ocurrió dar vida a otro ser humano, que fuera necesario pero que también complicara la existencia. Concibió a la mujer.        Para terminar el post de hoy os recomiendo una visita al blog de un compañero donde obtendréis más información sobre la tragedia de Prometeo encadenado de Esquilo: http://clasicosgrecolatinos.wordpress.com/021-prometeo/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s