EL MITO DE PERSEO EN LA PINTURA (I)

Comenzaremos con la ayuda que recibió Perseo para poder vencer a Medusa por parte de los dioses.

perseo ayudado por Hermes  Atenea

Sir Edward Burne-Jones. The Arming of Perseus. 1877, Southampton Art Gallery, UK

Hermes le entrega las sandalias aladas. Hades le ofrece su casco de invisibilidad y Atenea su escudo. En este cuadro son las ninfas las que arman a Perseo, en lugar del escudo vemos que le ofrecen un zurrón para poder luego guardar la cabeza de Medusa.

Perseo armado por Hermes y Atenea. Bordono. París (1545-1555)

Perseo armado por Hermes y Atenea. Bordono. París (1545-1555)

En este otro cuadro, Hermes y Atenea, ayudan a Perseo a armarse. Aunque el primero es el casco lo que le está colocando y Atenea le aprovisiona a su espalda. Es un cuadro que tiene mucho movimiento y nos prepara para la importante acción que tiene que llevar a cabo Perseo.

 

 

 

 

Perseo, fue al encuentro de las Grayas que compartían un ojo y un diente, que Perseo consigue arrebatarlos para poder presionarlas y que les den información sobre Medusa.

Grayas. Pablo J Porras

Grayas. Pablo J Porras

GrayasGrayas y ojo

LA ESPOSA DE ZEUS

Tras derrotar a su padre, Zeus tomó como esposa a su hermana Hera o Juno, que le dio tres hijos: Ares o Marte, dios de la guerra, Hebe, diosa de la juventud e Ilitia, diosa de los partos. Antes de su matrimonio, Zeus había mantenido una relación con la titánide Metis, diosa de la sabiduría, a la que pese a esperar un hijo suyo, tuvo que devorar para gobernar con plena sabiduría. A los nueve meses nació de la cabeza de Zeus una niña, la diosa Atenea, ya armada y futura diosa de la sabiduría.

Marte. 1640. Diego Velázquez. Óleo sobre lienzo, 179x95cm. Madrid, Museo Nacional del PradoCOMENTARIO DEL CUADRO

Marte. 1640. Diego Velázquez. Óleo sobre lienzo, 179x95cm. Madrid, Museo Nacional del Prado.

Velázquez nos muestra un Marte maduro, menos solemne y más humano que lo que podríamos deducir de la mitología. Es un personaje melancólico, sólo ataviado con un paño azul y casco, y lleva el mismo bigote que los que llevaban los soldados de los Tercios.

Están presentes los símbolos bélicos, pero hasta cierto punto nos da una imagen ridícula y melancólica, muy diferente de la iconografía del Marte manierista de Italia.

Diego Velazquez es considerado el más grande de los artistas españoles. Sus pinturas son serenas, con gran equilibrio en la luz y el movimiento.

En sus obras, predominan los retratos, pero también pinta bodegones, pintura religiosa, paisajes y mitología.