EL MITO DE PERSEO EN LA PINTURA (I)

Comenzaremos con la ayuda que recibió Perseo para poder vencer a Medusa por parte de los dioses.

perseo ayudado por Hermes  Atenea

Sir Edward Burne-Jones. The Arming of Perseus. 1877, Southampton Art Gallery, UK

Hermes le entrega las sandalias aladas. Hades le ofrece su casco de invisibilidad y Atenea su escudo. En este cuadro son las ninfas las que arman a Perseo, en lugar del escudo vemos que le ofrecen un zurrón para poder luego guardar la cabeza de Medusa.

Perseo armado por Hermes y Atenea. Bordono. París (1545-1555)

Perseo armado por Hermes y Atenea. Bordono. París (1545-1555)

En este otro cuadro, Hermes y Atenea, ayudan a Perseo a armarse. Aunque el primero es el casco lo que le está colocando y Atenea le aprovisiona a su espalda. Es un cuadro que tiene mucho movimiento y nos prepara para la importante acción que tiene que llevar a cabo Perseo.

 

 

 

 

Perseo, fue al encuentro de las Grayas que compartían un ojo y un diente, que Perseo consigue arrebatarlos para poder presionarlas y que les den información sobre Medusa.

Grayas. Pablo J Porras

Grayas. Pablo J Porras

GrayasGrayas y ojo

Anuncios

COSMOS

   Antes de seguir con la Teogonía me ha parecido interesante poneos un documental de Carl Sagan, un famoso divulgador americano, con el que viajaremos al inicio del universo y recordaremos los nombres griegos de estrellas y planetas. El documental termina con una reconstrucción virtual de la Biblioteca de Alejandría.

   Carl Sagan. En la orilla del océano cósmico. Turner Entertainment.

 

   Además de en el séptimo arte, en este caso con cine documental, también encontramos el cosmos y su naturaleza mítica en la música. Gustav Holst, fue un compositor inglés que en su obra “Los Planetas” nombró a cada uno de sus movimientos con el nombre del planeta y su principal característica en la esfera mitológica: Marte, el mensajero de la guerra; Venus, la mensajera de la paz; Mercurio, el mensajero alado; Saturno, el mensajero de la vejez;Urano,  el mago; Neptuno, el místico.

   Gustav Holst, Los Planetas, 1914